fbpx

¿Zentan… qué? El método Zentangle® como herramienta creativa

Es posible que desde el primer confinamiento en marzo del año pasado hayas seguido algún directo del método Zentangle por Instagram o incluso hayas hecho alguna clase online. Sea como sea, probablemente has pasado de quedarte con cara de poker si te preguntaban por Zentangle a asentir con una media sonrisa porque sabes de qué te están hablando.

Tal y como lo definen sus creadores, Rick Roberts y Maria Thomas, el método Zentangle es una forma sencilla, relajante y divertida de crear imágenes a partir de patrones estructurados (puedes ver más en su web zentangle.com). De la unión del pasado como ilustradora y calígrafa de Maria y de la parte meditativa del multipotencial Rick (este hombre ha hecho de todo) nació esta forma de arte meditativo.

Una pareja extraordinaria: Maria Thomas y Rick Roberts, creadores del método Zentangle

Zentangle se plantea como una ceremonia de reencuentro con una misma, una forma de poner el foco en la creación, con una aproximación muy zen. Los pasos a seguir son tan sencillos que, casi sin darte cuenta, entras precisamente en ese estado de enfoque donde lo único que importa es la línea que estás trazando sobre el papel. Seguir esta ceremonia paso a paso es una forma de enseñarle a nuestro cerebro a entrar en el estado más explosivo de creatividad, “avisarle” que estás dispuesta a dejarte sorprender por el resultado.

Esta forma de fluir con las líneas y las curvas, dejándose llevar sin poner la parte más lógica y estructurada de nuestro cerebro en el papel tiene muchos beneficios. Se ha observado que pacientes con dolores crónicos que practican con cierta frecuencia Zentangle se “olvidan” durante la práctica de su condición, llegando a necesitar incluso menos medicación. Yo misma he observado a niños con déficit de atención permanecer una clase entera sin perder el foco en su tesela.

Los pasos a seguir están pensados para ir acabando una a una con nuestras objeciones para crear, empezando por destrozar el temido miedo al papel en blanco simplemente trazando cuatro puntos…

Marcapáginas con los 8 pasos del Método Zentangle (foto de la web zentangle.com)

Marcar unos límites en un pequeño pedazo de papel (la tesela) que pueden o no ser traspasados nos ayudan a definir los espacios en los que crear los patrones (los tangles) y nos ayudan a desbloquear ese miedo a cómo comenzar, cómo estructurar nuestro trabajo. La elegancia de esos límites: el tamaño del papel, los bordes a lápiz, los paso a paso de cada patrón, es precisamente la esencia del método. Y si trasladamos todos estos aprendizajes a nuestro día a día, nos iremos dando cuenta de que estamos abriendo la mente a otras posibilidades.

Mi historia de amor con el Zentangle comenzó en un momento laboralmente muy complicado que acabó con mi equilibrio a todos los niveles y arrasó con mi paz mental. Y casi por casualidad, asistí a una clase presencial intensiva con una CZT™ (Certified Zentangle Teacher) que me inició en el método. 

Mi primera tesela de Zentangle, hace ya casi cinco años

La manera en que esta forma de meditación activa y creativa me ayudó a superar bloqueos me hizo investigar en los beneficios probados que tenía el método y comparar con los que yo misma había observado en mí. Todo esto hizo que en noviembre me certificara como CZT™ y ha sido una de las mejores decisiones que he tomado, a pesar de ser una gran inversión económica para mí en ese momento.

Sin duda es una manera de relajarse, de realizar una actividad plástica sin necesidad de tener conocimientos de dibujo, de hacer “algo bonito” sin tener grandes expectativas… 

Pero para mí, sin duda, el mayor beneficio de practicar Zentangle es su capacidad de espolear la creatividad a partir de un ejercicio en apariencia repetitivo. Las características del método hacen que te plantees nuevas perspectivas, nuevas formas de mirar aquello que estás creando. Ahora aplica eso a tu vida diaria y… BOOOOM! 

El Zentangle tiene muchos beneficios que ayudan a superar bloqueos, vamos a ver algunos de ellos:

  1. Aumenta tu confianza en ti misma: en Zentangle no hay error y esa afirmación nos da pie a explorar otros enfoques y posibilidades, saliendo de nuestra zona de confort sin temor al fracaso. Transformar los errores en oportunidades es una herramienta muy poderosa de crecimiento y redescubrimiento de una misma.
  1. Mayor consciencia y conciencia: el hecho de enfocar tu atención tan solo en el trazo que estás haciendo, te permite un mayor grado de consciencia. Dicho de otro modo, te permite equilibrar tus pensamientos, sobre todo aquellos que giran y giran en torno al mismo tema sin llegar a ninguna solución y sin servir para otra cosa que crisparte y bloquearte.
  1. Relajación y alivio de la ansiedad: seguir unos pasos claros y una guía sencilla, bien sea a través de la voz o por escrito, nos permite relajarnos en el proceso creativo y hacerlo nuestro. No pienses que por ser un ejercicio guiado va a ser algo mecánico y que los resultados de todos van a ser exactamente los mismos. Ni siquiera en la misma clase van a ser todas las teselas iguales. Ni siquiera tú podrás reproducir exactamente una tesela, ya que no eres la misma persona de un día para otro ni estás en el mismo momento vital ni anímico a lo largo de una jornada.
  1. Inspiración: una vez conoces algunos tangles comienzas a ver patrones a tu alrededor, encontrando la inspiración para tus creaciones en lo más cotidiano.

Dejando a un lado todos sus beneficios, que son muchos; dejando a un lado los estudios médicos sobre su influencia en la disminución de dolores crónicos y otras afecciones y dejando a un lado que se pueden crear auténticas bellezas en un pequeño trozo de papel, el método Zentangle es una maravillosa herramienta para despertar y fomentar la creatividad, para revelar al artista que habita en tu interior. 

Tesela 3Z del Project Pack 12 de Zentangle Inc.

Paso a paso, trazo a trazo, Zentangle te hace sentir que no hay nada imposible, que puedes dejarte sorprender, inspirarte en los detalles cotidianos y dejar que la creatividad vuelva a bombear en tus venas. Y ¿no es esa una buena forma de vivir? 

Te propongo un ejercicio sencillo, da igual si eres dibujante, ceramista o si el último dibujo que hiciste fue un gato que alguien te dijo que parecía un ornitorrinco… 

  • Prepárate tu bebida favorita, un té, una infusión, un café…
  • Toma un pedazo de papel cuadrado de unos 9 cm de lado.
  • Escoge el lápiz, rotulador, cera, bolígrafo que más te guste.
  • Comienza por dibujar una espiral en el papel, da igual dónde, da igual su tamaño.
  • Sigue dibujando tantas espirales como quieras, llenando todo el papel o no, pegadas entre sí o no, superpuestas o no, decide conforme trazas las espirales, sin un plan previo.
  • Intenta enfocarte en el trazo de la espiral que estés haciendo cada vez: más o menos achatada, manteniendo más o menos la misma distancia entre las líneas curvas.
  • Cuando estés satisfecha con tus espirales, aleja tu trozo de papel y déjate sorprender por el resultado. Si quieres añadir detalles, sombreado, otros patrones, hazlo y recuerda: no hay error 😉

Si esto del Zentangle te atrae y te interesa saber más, te recomiendo encarecidamente que te pongas en manos de una CZT o un CZT. Si la persona no está certificada, no tiene el conocimiento completo del método ni te lo transmitirá adecuadamente. En la web oficial de Zentangle puedes consultar los CZT que hay en tu zona o si imparten clases online. También puedes contactar directamente conmigo y te informaré sobre las clases de iniciación y los talleres de Zentangle que tenga en marcha en ese momento.

Y tú, ¿vas a revelar a tu artista interior? Nos encantará ver tu ejercicio de desbloqueo, puedes etiquetarnos en Instagram para que no nos lo perdamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *