fbpx

Haz un proyecto creativo para romper una rutina gris.

¿Te consideras una persona creativa, pero caes en la desmotivación?

Para algunas personas, dedicar tiempo a algún área creativa en nuestra vida es VITAL. Así como hay gente que se sienten en desarrollo entrenando, o meditando, hay otras para las que crear es una necesidad básica.

Pero algunas veces, por circunstancias de la vida que a veces es compleja, nos dejamos arrastrar a una especie de apatía en la que no encontramos el momento ni el lugar de desarrollar este potencial.

Cuando esto ocurre nuestra energía baja y entramos en una rueda que a veces nos resulta difícil de romper. Podemos sentirnos estancados en una rutina gris, en un sitio que no nos corresponde ni nos gusta, pero del que no sabemos muy bien cómo salir.

Esto es un problema, pues para nosotros, los seres que nos realizamos especialmente a través de actividades creativas, esta rutina en ausencia de ella nos deja sin fuerza.

Cuando esto ocurre sabemos que tenemos que romper esta dinámica.

Pero, aunque nos decimos una y otra vez que lo vamos a hacer uno de estos días y tenemos en mente nuestro proyecto creativo, planes o proyectos que queremos desarrollar, lo cierto es que salir de esta espiral, cuesta. Con la dificultad añadida de encontrarnos sin energía, al permanecer desconectados de nuestra esencia creadora.

Lo que te propongo a continuación es que te marques un reto creativo, un proyecto.

De todas esas ideas que tienes en la cabeza (estoy segura de que son muchas) elige una. La que más te apetezca… Piensa en algo que te sea divertido y dinámico. No elijas esa que tienes pendiente pero que te cuesta horrores por su dificultad, temática o por cualquier otro motivo. Puede ser incluso que ese tipo de “tareas pendientes” sean las que te han llevado al bloqueo.

No. Elige una que te divierta, ligera. Que te devuelva la alegría e ilusión. Puede ser un proyecto pequeñito y sin pretensiones, esto sería fantástico para salir de esa pesadez.

¿Estás decidido?

Para facilitártelo he desarrollado unos sencillos pasos que te pueden orientar:

1.-Anota todas las ideas que se te ocurran.

Proyectos locos, pequeños o pendientes.

Ideas que te hacían ilusión y no pudiste realizar.

Recupera algo que te encantaba, pero tuviste que abandonar por algún motivo.

Haz una lista con todas esas ideas, aun las que te parezcan absurdas o no muy relevantes. A veces de una idea sencilla surge una chispa que te lleva a lugares creativos maravillosos.

2.-Elige la que más te conecte con la ilusión.

Mira la lista y déjate sentir que te produce imaginarte haciendo cada una de ellas. Deja a un lado los “debería” y guíate solo por el puro placer de abordar un nuevo reto creativo.

Elige esa que te conecte con la vitalidad y las ganas de experimentar.

3.-Dale forma en el papel.

Amplia los detalles. ¿Cómo la vas a hacer? Concreta lo mas posible. Por ejemplo, si es una exposición de fotos define bien la temática, cuantas piezas tendrá, en que lugares sería posible o te gustaría exponer.

4.-Ponte un plazo.

Trabajar con un plazo nos ayuda mucho a reactivarnos. Nos saca de esa inmovilidad en la que a veces caemos. Si es un proyecto complejo divídelo en partes para no sentirte abrumado, y márcate un plazo para cada una de ellas. Aunque lo ideal sería que fuera un proyecto sencillo y ligero, ya que si te encuentras en una situación de estancamiento es fácil volver a caer en ella con un proyecto demasiado complejo.

No te preocupes, cuando vuelvas a conectar con tu esencia creadora y te sientas con una energía mas vital será un buen momento para abordar proyectos más amplios. De momento estamos conectando con el juego.

5.-Comprométete.

¿Qué tiempo vas a dedicar a trabajar en tu proyecto? Este paso es fundamental para que funcione, pero es muy importante hacerlo bien.

Reservar un espacio de tiempo creativo para dedicarle a tu proyecto es clave, pero tenemos que ser realistas al hacerlo. Si solo puedes dedicarle 2 horas semanales no importa, pero agéndalas y resérvalas.

Si llega el día que te has reservado para trabajar y no te apetece o te surge otra cosa, es importante que, en la medida de lo posible, no lo anules. Puedes trabajar aunque sea menos tiempo. Lo importante es estar en el camino, si estás desanimado o crees que no te va a salir nada, igual que en el caso anterior, no lo anules, mejor acórtalo. Muchos de esos días te sorprenden siendo productivos una vez estás inmerso en el trabajo.

6.-Y por fín… ¡A trabajar!

Cuando trabajes intenta no poner mucha cabeza. Conecta con el placer de crear, de fluir con tu creatividad. Deja a un lado tu exigencia y perfeccionismo y solo disfruta. Siempre, el camino creativo, es el gran tesoro de cualquier proyecto.

Deja que este artículo te inspire y… ¡Ponte manos a la obra!

Despliega tu potencial creativo y vive tu verdadera vida.

¿Con qué proyecto vas a comenzar? Cuéntamelo en comentarios, estaré encantada de leerte.

4 comentarios en “Haz un proyecto creativo para romper una rutina gris.”

  1. Me ha encantado el post, ¡qué ganas de empezar con algún sueño loco, de esos que siempre están guardados en la carpeta! La creatividad es algo tan hermoso que no sabes lo que va salir porque escapa de tu control, de tu previsión racional. Es entrar en un territorio inexplorado y maravilloso que nos ayuda a conocernos mejor a nosotros mismos y a los demás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *